23 jul. 2015

Viviendas verdes.




¿Que son las viviendas verdes?

Las viviendas verdes son casas y edificios que utilizan tierra y vegetación apilada en sus muros exteriores para así conseguir una masa térmica eficiente. Con ello consiguen conservar el calor en los meses de frío y mantener fresca la temperatura durante el verano, por lo que es un tipo de construcción muy interesante para climas extremos, tanto fríos como calurosos. 



Aunque en los países escandinavos se han usado techos de pasto desde hace siglos, los tejados y paredes verdes son una tendencia relativamente reciente que comenzó en Alemania en la década de 1960 y que en los últimos años se ha ido extendiendo a muchos países de Europa y en menor grado de Estados Unidos.


Una forma de construcción sostenible basada en el diseño de sistemas solares pasivos y materiales renovables.


Las paredes verdes y tejados verdes se diferencian entre sí en que las paredes son verticales y los tejados horizontales, aunque también existen con inclinaciones y redondeados.




Un tejado verde tiene su superficie cubierta de tierra donde crecen gran variedad de plantas.



¿Qué ventajas tienen?

  • Ayudan a la conservación del medio ambiente y se integran perfectamente en él.
  • Mejoran la calidad del aire y ponen nuestro granito de arena para revertir el calentamiento global.
  • Mantienen el techo más fresco lo que reduce el efecto de calentamiento (reduce CO2).
  • Evitan el gasto excesivo de energía y de dinero al no tener que usar aire acondicionado en los días calurosos y apenas sistemas de calefacción en invierno.
  • Protegen los techos de los rayos solares, los cuales causan grietas en los materiales.
  • Extienden la vida del tejado, lo que significa menos gasto en mantenimiento.  

¿A que son preciosas?



    Los puentes de raíces vivientes de Cherrapunji, India



    En las profundidades de la selva del noreste de India, en uno de los lugares más húmedos de la tierra, los puentes no se construyen, crecen. Son los maravillosos puentes de raíces de Cherrapunji.

    Cherrapunji  es una de las zonas más húmedas de la India. En la espesura de la selva, los Khasis, que así se llaman los habitantes del lugar, utilizan troncos de nuez de betel cortados longitudinalmente por la mitad y ahuecadas, cada una de las mitades resultantes, con el objetivo de guiar, de un extremo a otro del río, las raíces de los árboles de caucho (Ficus elastica) que crecen en las riberas.


    De este modo las raíces atraviesan el río sobre las guías y, una vez alcanzan la ribera opuesta, éstas vuelven a penetrar en el suelo. Las inmensas raíces crecen enrollándose unas sobre otras hasta terminar formando una estructura aérea que tras unos años, se convierte en una robusta estructura que hace de puente vivo.

    Los puentes de raíces de unos 25m de largo tardan entre 10 y 15 años en estar plenamente funcionales y son extraordinariamente resistentes. Soportan a cerca de 50 personas al mismo tiempo sobre su estructura de raíz de goma dura.



    La madera viva es mucho más flexible y crece continuamente haciendo que el puente vaya ganando resistencia. Estos puentes vivos tienen la ventaja de tener una vida útil mucho más larga que un puente de madera convencional.


    Los aldeanos dicen que alguno de los puentes tiene 500 años de antigüedad.
    ¿Resistiría un puente de hormigón armado tanto tiempo?